"En ese caso, cuando los sentimientos personales se enfrentan a la voluntad del mundo, aquella termina siendo tratada como nada más que una inútil y brumosa existencia. (...) Incluso así, ahora puede estar agradecido. Si, al menos al final, los humanos van detrás de la existencia de la felicidad. Un rayo de esperanza, un vago deseo, solamente pueden brillar desde la desesperanza.”