"En ese caso, cuando los sentimientos personales se enfrentan a la voluntad del mundo, aquella termina siendo tratada como nada más que una inútil y brumosa existencia. (...) Incluso así, ahora puede estar agradecido. Si, al menos al final, los humanos van detrás de la existencia de la felicidad. Un rayo de esperanza, un vago deseo, solamente pueden brillar desde la desesperanza.”

Hoy he pensado demasiado, y molestado demasiado a gente que no debí molestar. Después de todo al final es mi veneno, no tengo derecho a cargarlo en nadie más, por muy bien que se sienta desahogarse de esta sensación de soledad y engaño que me carcome últimamente.

Me apesta esta vida de mierda, y me apesta sentirme solo en medio de ella. Me apesta que algunas de las personas en las que confié hayan perdido, a mi parecer, tanto. Me apesta que algunas de ellas me traten como idiota, como si no pudiera haber visto lo obvio. Me apesta que crean que en realidad me importa tanto lo que me querían ocultar. Ya lo sé, y si bien algo me afecta, no me alejaré por eso. Soy un maldito perro, un maldito lobo que siempre ha sido leal, y no por una estupidez del pasado perderé eso. ¿Por qué carajo creen que será así? ¿Tan mal piensan de mí últimamente? Ya tuve conversaciones antes sobre eso, y siempre dije que aunque me hiciera daño, prefería verlos felices. Más ahora que es una espina del pasado. Una malditamente molesta espina, pero al final no más que eso.

Pero si hay algo que realmente me apesta, es que toda esta mierda no me deja pensar en nada más que en mí. Ya acepté hace mucho que este no es mi lugar, ni la forma en que quisiera vivir la vida es la que estoy viviendo ahora. Odio esta maldita ciudad, y siempre digo que no debería estar aquí. Si lo acepté es por algo. Es por que estuve realmente jodido mucha parte de mi vida. Lo estoy ahora, carajo. Y sé en parte por lo que es. Y sé que me hubiera ayudado realmente tener alguien que me entendiera para estas cosas. Y es por eso que me quedé. Porque puedo ser de ayuda para alguien. Porque me gustaría cambiar esta mierda de sociedad en la que estamos sumergidos. Porque escapar, porque el “liberarte de todo y ser tu mismo” me parece una estupidez egoísta y cliché. Porque nadie puede ser uno mismo sin los demás, y cada uno tiene algo que compartir a los demás en la vida. 

Si me quedé es porque, maldición, soy algo más empático de lo normal, y creo que puedo ayudar por eso. Pero con toda esta mierda en mi cabeza, nada es claro, y no puedo procesar nada más que mi propia jodida mente. Y eso significa que toda esta mierda no tiene sentido alguno. Y eso significa que quizás ahora podría estar ayudando a alguien en vez de estar llorando en un texto que nadie leerá por cosas como estas.

Y eso significa, de todas formas, que soy un maldito imbécil.